La revolución industrial en Inglaterra

Aprendiendo de la revolución industrial en Inglaterra. La primera revolución industrial.

La primera revolución industrial, la revolución industrial de Inglaterra, tuvo que ser una época realmente emocionante, nuevas formas de trabajo, nuevas oportunidades para los mas avispados, nuevos inventos correteando por las calles… y humo, mucho humo, smog lo llamaban los británicos. Un tiempo de cambios de los cuales ahora todavía recibimos y recibiremos su influjo.

Es curioso pero yo me siento así ahora. Emocionado con lo que viene. Mi objetivo en esta publicación es el de desgranar lo que hubo, para mas tarde, intentar analizar lo que es probable que llegue.

 Yo nací en Logroño, y hace ya unos 10 años vine a vivir a Málaga, y conocí la historia de un camerano (natural de Rabanera de Cameros) nacido al lado del pueblo dónde nació mi abuela paterna, quien a principios del siglo IX se embarco en esta gesta. Construir fabricas con enormes maquinas humeantes con llamas incandescentes que retumbaban el calor por las noches. Hablare más adelante de Manuel Agustín Heredia. Pero hoy nos centraremos en los cambios que la revolución que nació en Gran Bretaña tubo para nosotros los humanos.

En cuanto las primeras fabricas comenzaron a funcionar, estas necesitaban urgentemente de mano de obra para manejar sus máquinas. el sector siderúrgico, con sus nuevos y flamantes altos hornos necesitaba personal para llenarlos de carbón y manipular el hierro que allí se fundía para darle forma. Las industrias textiles necesitaban manos hábiles que trabajaran en sus primeros telares industriales.

Estos nuevos puestos de trabajo desplazaron a la población desde las zonas rurales hacia las grandes ciudades industriales, donde cambiaban una vida de trabajo campesino, por otra con horarios de trabajo y condiciones leoninas. Pero también nuevas oportunidades. La tecnología nos cambió la vida y nos la sigue cambiando.

Por otro lado un aumento de la energía disponible nunca antes visto en la historia, llevo a un crecimiento enorme de la población, lo cual aumentó de forma desorbitada la cantidad de potenciales clientes consumidores de nuevos productos, lo cual permitió la creación de nuevos negocios, que dio paso a más empleo, mejor nivel de vida, mayor crecimiento de la población y así sucesivamente. En una espiral virtuosa que se alimente a si misma.

¿Qué nos depara el futuro ahora en esta cuarta revolución industrial? ¿Encontraremos una espiral virtuosa que lleve nuestras empresas al próximo nivel?

La revolución neolítica

La gestión de la energía disponible y de la transición en la revolución neolítica: Las claves de la transición.

La revolución neolítica no fue un punto en la historia, sino mas bien una serie de puntos que se fueron dando poco a poco hasta que una gran parte aplastante de esta nuestra humanidad fue dejando la vida nómada y se fue asentando gracias a dos factores clave: la agricultura, que permitía dejar de recolectar lo que encontraba, eso si encontraba algo, y la ganadería, tres cuartos de lo mismo pero con animales, que a diferencia de los vegetales, estos se mueven y comen.

Supongo que todos vosotros conocéis estos conceptos, ya que a través de los siglos, estas tecnologías nos han acompañado, aunque lo que hay en la actualidad, es muchísimo mas eficiente gracias a nuestros ingenieros agrónomos.

Lo que ya se conoce algo menos, aunque si habéis estudiado historia económica tendréis claro, es el concepto de energía disponible. Básicamente, en el paleolítico, la energía de la que disponíamos los humanos provenía de lo que pudiéramos ir encontrando por el camino.  A partir de ahora, al poder disponer de una fuente controlable y fija de energía y alimento la historia cambia, ya que ahora se puede planificar el futuro a través de proyecciones de productividad de las cosechas y el ganado.

Esa es la clave. La energía. Ese gran recurso esquivo que parece escaparse de nuestras manos y sin el cual no podríamos estar vivitos y coleando. Pero no es la única clave.

Pese a todo nuestros neolíticos congéneres en los primeros tiempos en los que se dio este cambio, vivían peor y menos años. Curiosamente ocurrió algo parecido en el salto de la revolución industrial, el cual nos permitió conseguir el estado del bienestar, que proveyó a nuestras sociedades de servicios públicos. ¿Estaremos a punto de ver esta desmejoría de la sociedad en la transición a la cuarta revolución industrial?

La gestión de la transición, al igual que la gestión de la energía disponible es uno de esos conceptos clave comunes e intrínsecos a todo cambio estructural de las civilizaciones y es el punto central de mi estudio como blogger y estudiante.

Agradezco tu opinión ya que así aprendo yo y aprendemos todos, no tengas reparo en comentar lo que opinas. Gracias por adelantado.