El rescate explicado con gominolas

Gominolas
En estos tiempos en los que se nos plantea si coger o no un rescate financiero, he decidido intentar explicarlo con una historia sencilla, espero poder aclarar algo.
Todos los días Juanito va a comprar gominolas a la tienda de Pepito. Juanito que es muy bueno negociando decide un dia plantearle a Pepito que se las venda más baratas, y Pepito, que no quiere perder la amistad y el afecto de Juanito, cede y se las vende a 0,99 el kilo en lugar de a 1 Euro se se leva el doble que de costumbre.
Al día siguiente, orgulloso y satisfecho de si mismo, Juamito intenta que Pepito le deje el kilo a 0,95. Pepito, a regañadientes vendió a Juanito las gominolas a ese precio y a sabiendas de que se tendría que apretar el cinturón empezó a prescindir algunas noches de su sopita caliente.
Así continuó durante meses, y llego el momento en que Pepito tubo que empezar a comprar gominolas de menor calidad, prescindir de su sopita de por las noches y aumentar las horas que dedicaba a trabajar. Entonces Juanito, le propuso que el podía dejarle algo de dinero, pero que claro, como no estaba pasando por uno de sus mejores momentos, tenia que cobrarle un interés mayor.
Algunos meses después, Pepito no pudo pagar pues con los precios de las gominolas tan bajos y lo débil que estaba debido a que ya apenas comía para poder atender su negocio, así que Juanito no tubo más remedio que comprarle la tienda, pero claro, la tienda en ese momento, valía mucho menos, y Juanito la compró simplemente con lo que se había ahorrado comprando las gominolas más baratas.
Cierto día Pepito y Juanito coincidieron por la calle. Juanito le pregunto:
—Pepito, ¿Que haces ahí tirado?—
Pepito estaba en un estado lamentable
—Pues mira— respondió Pepito
—Ya no tengo dinero, ni tienda, ni trabajo, así que me he sentado aquí a esperar —
Esto pasó ya hace unos años y Pepito sigue esperando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *