Haití: Año Cero (Segunda parte)

OportoLos haitianos son parte de la solución, no parte del problema como piensan algunos. Fabrice y yo nos esmeramos en realizar un gran business plan. Yo escribía y el traducía al francés.

En estos momentos Haití tenia varias cosas que lo hacían único: Cercanía con Estados Unidos, un gran mercado potencial, una gran costa, gran cantidad de horas expuesta al sol y lo mas importante: 8 millones de personas con muchas ganas de trabajar y recuperar sus vidas y su hogar. La oportunidad estaba servida, solo habia que diseñar las estrategias adecuadas.

Viajamos a Oporto (Portugal) en un vuelo de bajo coste con todo el equípo. Allí nos esperaba un gran portaaviones retirado procedente del ejercito ruso y debidamente adaptado para el trasporte de los antes contenedores de mercancias convertidos ahora en habitaciones modulares. En las grandes bodegas almacenamos varias toneladas de agua comida y medicinas aportadas por Cruz Roja y Farmaceuticos Sin Fronteras, gracias a los cuales financiamos gran parte de los gastos del viaje.

Los viajes transatlánticos tienen dos particularidades que los hacen únicos: Son largos, y el suelo se mueve, aunque por las dimensiones del barco esto ultimo no se notaba demasiado, así que aprovechamos para diseñar nuestra incursión en el país.

Lo primero era la reconstrucción. Cuando atracamos, los helicópteros grúa despegaron y comenzaron a montar los bloques de viviendas. Los Módulos provehian gran parte de la electricidad necesaria en los hogares gracias a una capa de pintura solar de colores con la que estaban inpregnados. Poco a poco fué llegando el agua y se construyo un alcantarillado rapidamente con la ayuda de una zanjadora T858 COMMANDER 3. Poco mas de tres semanas nos costó la construcción de las viviendas para que pudieran ser medianamente ocupables por la población, a falta de que se pudieran asfaltar calles, y terminar de construir plazas y mercados.

Al mismo tiempo y con una tecnologiía similar a la de SweetContainHomes se construyó una gran fundición de metales y en la costa, frente a ella diez grandes astilleros que proveerán al mercado chino y estadounidense de barcos mercantes de bajo coste para sus mercancías hacia el mundo.

Haití Playa

Abandonamos Haití en un avión repleto de cooperantes hacia Washington dejando que el país terminara de reconstruirse por si solo. Nosotros solo fuimos la chispa que incendió la hoguera.

Lee nuestro post de como esto puede ser rentable para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *