La revolución industrial en Inglaterra

Aprendiendo de la revolución industrial en Inglaterra. La primera revolución industrial.

La primera revolución industrial, la revolución industrial de Inglaterra, tuvo que ser una época realmente emocionante, nuevas formas de trabajo, nuevas oportunidades para los mas avispados, nuevos inventos correteando por las calles… y humo, mucho humo, smog lo llamaban los británicos. Un tiempo de cambios de los cuales ahora todavía recibimos y recibiremos su influjo.

Es curioso pero yo me siento así ahora. Emocionado con lo que viene. Mi objetivo en esta publicación es el de desgranar lo que hubo, para mas tarde, intentar analizar lo que es probable que llegue.

 Yo nací en Logroño, y hace ya unos 10 años vine a vivir a Málaga, y conocí la historia de un camerano (natural de Rabanera de Cameros) nacido al lado del pueblo dónde nació mi abuela paterna, quien a principios del siglo IX se embarco en esta gesta. Construir fabricas con enormes maquinas humeantes con llamas incandescentes que retumbaban el calor por las noches. Hablare más adelante de Manuel Agustín Heredia. Pero hoy nos centraremos en los cambios que la revolución que nació en Gran Bretaña tubo para nosotros los humanos.

En cuanto las primeras fabricas comenzaron a funcionar, estas necesitaban urgentemente de mano de obra para manejar sus máquinas. el sector siderúrgico, con sus nuevos y flamantes altos hornos necesitaba personal para llenarlos de carbón y manipular el hierro que allí se fundía para darle forma. Las industrias textiles necesitaban manos hábiles que trabajaran en sus primeros telares industriales.

Estos nuevos puestos de trabajo desplazaron a la población desde las zonas rurales hacia las grandes ciudades industriales, donde cambiaban una vida de trabajo campesino, por otra con horarios de trabajo y condiciones leoninas. Pero también nuevas oportunidades. La tecnología nos cambió la vida y nos la sigue cambiando.

Por otro lado un aumento de la energía disponible nunca antes visto en la historia, llevo a un crecimiento enorme de la población, lo cual aumentó de forma desorbitada la cantidad de potenciales clientes consumidores de nuevos productos, lo cual permitió la creación de nuevos negocios, que dio paso a más empleo, mejor nivel de vida, mayor crecimiento de la población y así sucesivamente. En una espiral virtuosa que se alimente a si misma.

¿Qué nos depara el futuro ahora en esta cuarta revolución industrial? ¿Encontraremos una espiral virtuosa que lleve nuestras empresas al próximo nivel?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *